domingo, 16 de agosto de 2015

QUE LLUEVA DE UNA VEZ EN MI PUEBLO



Que llueva de una vez en mi pueblo.
Que se mojen los caminos.
Que el polvo se haga barro.
Que el trueno despierte al olivar de la larga y tediosa siesta.
Que el botijo del cielo estalle en mil chubascos.
Que el dios de la lluvia taladre con sus dedos a los nublos.
Que las hormigas corran a los hormigueros.
Que un vientecillo fresco anestesie el canto de las cigarras.
Que gruesas gotas retumben en el seco cutis del olivar.
Que se agiten los cardos para que alumbren vilanos.
Que los vencejos en el cielo hagan la primera cata.
Que las grietas dejen de mostrar las profundas venas de las olivas.
Que en la gris y plomiza tarde regrese la gente del campo.
Que los caminos se enciendan con la luces de los coches.
Que vuelva aquél olor a parva mojada en la era.
Que huela a hinojo mojado y a olivo recién duchado.   
Que el olivar no se atragante para que no beban los torrentes.
Que llueva de una vez en mi pueblo, que llueva en el campo.
Que lluevan jornales en Torredelcampo.
Que llueva, pero que llueva agua virgen extra.